Dejó de depilarse para contradecir al machista de su novio

«La sociedad les dice a las mujeres que deben afeitarse, solo porque son mujeres. Yo digo: ‘¿Y qué? Solo aféitense si quieren’. Toda mujer tiene derecho a tener autoridad sobre su cuerpo y a tomar sus propias decisiones. El género no debe entrar en él», confesó Brenna.

A través de los años, vivimos en una época, en un sistema donde la balanza siempre ha estado inclinada notoriamente hacia los hombres. Series como por ejemplo El Cuento de la Criada, Unorthodox, nos reafirman en los tiempos actuales como se vivía en la época antigua, esas ‘tradiciones religiosas’ que han hecho tanto daño a las mujeres.

Y que siguen haciendo, en África y en el Medio Oriente casos de este tipo continúan siendo habituales. Mientras que en Europa, América y parte de Asia se están intentando dar pasos agigantados por medio del movimiento feminista para recortar esas brechas, para que exista una igualdad.

Instagram: @BrennaPennly

A raíz de ello, las mujeres se sienten más empoderadas, han ganado confianza y cada vez son más las que alzan su voz y menos las que se quedan calladas. Como Brenna Pennly, una mujer oriunda de Idaho (Estados Unidos) que ha debido hacer a un lado los costosos tratamientos de depilación a los que se sometía, y ha decidido dejarse crecer el vello de sus axilas.

Hasta 6 cm de vello ha dejado crecer, y todo comenzó gracias a que un ex se burló en un momento de su ‘vellosidad’, específicamente de su ‘bigote’. Pennly, era una fija en salones de bellezas gastando hasta $120 dólares para que le removieran su vello corporal. Ahora, ha decidido vivir de una manera más natural.

«No quería ser esa chica que publicó fotos de su axila en Instagram. Quería encontrar algo de significado en lo que estaba haciendo. Entonces, a medida que crecía mi página, comencé a hacer mis publicaciones sobre la elección del cuerpo y sobre las mujeres que se amaban. Quiero alentar a otras mujeres a abrazar sus cuerpos», declaró Brenna a LADBible.

El objetivo no es ‘obligar’ respecto a no afeitarse las axilas o las piernas, sino simplemente demostrar que podemos optar por salir a la calle como nos sintamos más a gusto.