¿Qué es el Fitness femenino?

Apuesta por estar en perfecto estado físico, moldearse, resultando en una marcación extrema de la musculatura.

Entre las disciplinas deportivas, el Fitness femenino, llegó a ser un diferencial existente entre una modelo y una fisiculturista, además es una disciplina muy demandada en la actualidad de entrenamiento para mujeres.

También es un estilo de vida, ya que desde lo físico la mentalidad cambia por completo.

Asimismo, cambiar radicalmente la alimentación para poder obtener resultados esperados.

El Fitness Femenino es la disciplina donde las chicas hacen destacar sus curvas en todas sus dimensiones. El fitness, no es solo para hombres.

No olvides asesorarte con un instructor de gimnasio, por si decides entrenar para ser una mujer Fitness por completo y lograr dietas.

¿Cómo iniciarse en el Fitness Femenino?

1. Comienza poco a poco. Acabas de leer un libro o ver un vídeo y estás a tope de motivación. Quieres hacerlo todo desde casa y quieres hacerlo ya. Tiras comida de la nevera, comienzas a entrenar varias horas seguidas, te compras ropa pequeña… Error. Hacer un montón de cambios de repente no es realista y puede llevarte a desistir.

La solución: Incorpora pequeños cambios a lo largo de las primeras semanas. Si te tomabas una cervecita (o más) casi cada día, lo mejor es que reduzcas ese consumo y tomes una cada 2-3 días, luego la cambies por una sin alcohol, hasta que llegue un momento en que decidas prescindir de ella porque ya no la necesites. Si nunca has hecho ejercicio, comienza caminando, no te pegues una paliza el primer día. Una vez que tengas algo de forma, ve al gimnasio y comienza a familiarizarte con las máquinas. Una vez las tengas dominadas, sigue con peso libre. Cuando domines un cambio, pasa al siguiente. Puede que te lleve más tiempo, pero tu cambio va a ser más permanente.

2. Cambia tu lista de la compra. Un 80% de tu comida debería ser comida real. Haz tu lista de la compra conforme a ese porcentaje y reserva ese otro 20% para darte algún capricho. “Evita ultraprocesados y aumenta la cantidad de verdura, proteína y grasas buenas” comenta Violeta Costas, coach de fitness.

3. Haz una lista de las cosas que crees que estás haciendo mal. ¿Cuáles son tus kriptonitas? Mira en qué estás fallando y apúntalo en un papel. Escribir a mano ayuda mucho a fijar e integrar conceptos. Cuando ves en qué fallas puedes saber cómo solucionarlo.

4. No te enfoques sólo en el peso. Enfócate en cómo te vas sintiendo, cómo están tus emociones, tu seguridad, cómo son tus pensamientos (positivos o negativos). El peso no siempre va a reflejar tu progreso de manera objetiva. Puedes fijarte en tus medidas, en cómo te queda la ropa, en tu porcentaje de grasa en globalidad… Pero sobre todo en cómo te sientes. Y no te mires todo el tiempo en el espejo: una misma no nota los pequeños avances. A veces el cuerpo tarda en reaccionar y eso puede llegar a desanimarte. Cada cuerpo y cada metabolismo es distinto, por eso tienes que aprender lo que te funciona mejor a ti. Pero, sin duda, tienes que darte tiempo. Come y entrena de forma inteligente.

5. Comparte tus metas con personas que te apoyen. “Siempre hay gente que intenta sabotearte, bien porque no entiendan lo que estás haciendo, bien porque ellos no son capaces de hacerlo y entonces intentan desanimarte para ellos sentirse mejor por no hacer ese esfuerzo”, explica la nutricionista e influencer Sascha Barboza. “Compártelo con gente que te apoya y te ayuda, que te recuerda tu meta cuando estás a punto de flaquear. Y si puedes hacerlo con alguien, mejor que mejor, porque así puedes hablar del tema”.

6. La rigidez no te lleva a ningún lado. Ya sabes que el 80-85% de lo que comas debería ser natural. Diviértete con el 15% restante. Ser obsesiva no te llevará a nada. También es muy importante adaptar las calorías a tu composición corporal. No es lo mismo si eres ectomorfo (tiendes a acumular poca grasa y te cuesta mucho aumentar de peso y ganar músculo) que endomorfo (te cuesta ganar músculo y ganas grasa con facilidad).

7. No te compares con nadie. Inspírate, pero no te compares. La vida de las redes sociales no es un reflejo exacto de la vida de esas personas que son aparentemente tan estupendas. Todo el mundo tiene sus luchas y sus problemas. No te dejes llevar por eso. Además, tú estás comenzando, no puedes compararte con alguien que lleva años en este estilo de vida.

8. Márcate objetivos a medio plazo. Y escríbelos en un papel para ver cómo vas mejorando. Cada día que sigues en este estilo de vida fitness es un triunfo.

9. Disfruta lo que estás haciendo. Está claro que para poder perder grasa tienes que tener un déficit de calorías. Pero eso no quiere decir que no te guste lo que estés comiendo. Elige comida que te motive y varía para no cansarte.

10. Descansa. El ejercicio es imprescindible para empezar a hacer fitness femenino, pero el descanso también. El músculo necesita descansar para recuperarse del entrenamiento y crecer. La hormona de crecimiento se incrementa cuando estás durmiendo, lo que ayuda a que tu cuerpo queme grasa más eficientemente. Además, el descanso es vital para reducir el cortisol, la hormona del estrés, que cuando está elevada impide que pierdas grasa.

Si necesitas ver más sobre el Fitness Femenino, te recomendamos la página de Facebook CADERUAS, donde podrás ver más videos como este.