El origen del animal mitológico más querido por el público: los dragones

jueves, 01 de diciembre de 2022

 

Los dragones han hecho cosquillas en nuestra imaginación desde tiempos inmemoriales y, entre el mito y la leyenda, hay quienes les gusta jugar con la idea de que realmente existieron. Al igual que la figura de la sirena, el dragón ha entrado tanto en el imaginario humano que ha salido de su dimensión fantasiosa y habitado una era lejana pero posible, la eterna Edad Media de Juego de Tronos o La Casa del Dragón. Los dragones tienen el mismo potencial que los dinosaurios, pero no hay evidencia de su existencia, por lo que uno se pregunta: ¿por qué el dragón ha tenido un impacto tan importante en la comunidad?


Te puede interesar:

Dragones, entre el mito y la leyenda

¡Los dragones han aparecido en historias de fantasía que todos llevamos en el corazón, desde El Hobbit hasta Juego de Tronos e incluso Harry Potter! Pero, ¿de dónde vienen estos monstruos míticos? Los cuentos protagonizados por dragones están presentes en muchas culturas, desde América hasta Europa, India y China. Los dragones tienen una larga y rica historia y se presentan de muchas formas en libros, películas y programas de televisión, y aunque hay dragones malos, también los hay buenos (¿quién no han llorado con el final de Dragonheart?).

No está claro cuándo o dónde se originaron por primera vez las historias sobre dragones, pero los primeros registros escritos de enormes reptiles voladores que escupen fuego se remontan a la época de los antiguos griegos y sumerios. En el mundo antiguo, los dragones tenían la apariencia de enormes serpientes, listos para aplastar a todos con sus enormes cuerpos o quemar con su aliento de fuego.

El punto de inflexión llegó con la llegada del cristianismo, cuando los dragones pasaron a tener una connotación negativa como la representación de Satanás, con el Levitán. En la época medieval, la mayoría de la gente vinculaba al dragón con la representación cristiana de este animal y es probable que la mayoría de los cristianos de la época creían en la existencia de los dragones. La existencia de estos animales mitológicos también fue confirmada por el descubrimiento periódico de huesos de animales muy grandes que, desconociendo los dinosaurios, se creía que pertenecían a dragones.

Mitología

La palabra ‘dragón’ proviene de la palabra griega ‘draconta’, que significa ‘observar de cerca, proteger’, lo que sugiere que la bestia guardaba tesoros, como montañas de monedas de oro o gemas, al igual que Smaug de El Hobbit. Pero, ¿por qué una criatura tan poderosa como un dragón necesitaría posesiones materiales? El tesoro tiene un significado puramente simbólico, es una recompensa para los valientes guerreros, como los Caballeros de Camelot que luchan para derrotar a la malvada bestia.

El dragón es una de las pocas criaturas mitológicas representadas principalmente como un oponente poderoso y temible para ser asesinado. Existen para el propósito del héroe, se conciben como un obstáculo para los aventureros audaces. Otras criaturas míticas como trolls, duendes y hadas interactúan con las personas (a veces maliciosamente, a veces como ayudantes), pero su papel principal no es el de antagonistas.

Pero, ¿cuándo comenzó el dragón a escupir fuego? Los eruditos creen que la habilidad de los dragones para respirar fuego proviene de las representaciones medievales de la Boca del Infierno. La entrada al infierno a menudo se representaba como la boca de un monstruo, con las llamas y el humo característicos del Hades en erupción. Para aquellos que creían tanto en los dioses del infierno como en los dragones, la asociación era bastante lógica.

Entonces, ¿existieron los dragones o no?

Dejando de lado la teología medieval, hoy en día nadie cree en la existencia de dragones como creen en la existencia de Bigfoot o el monstruo del lago Ness, por ejemplo. El dragón (o al menos la versión del dragón más familiar para los occidentales) es simplemente demasiado grande y fantástico para tomarlo en serio. En la era de las imágenes satelitales y los teléfonos inteligentes, es simplemente imposible que un gigante alado que escupe fuego habite las tierras o los cielos de la Tierra sin saltar a la vista.

Aunque la narrativa mantiene vivas a estas criaturas que tanto nos hacen cosquillas en la imaginación, hay dragones que realmente existen … obviamente su tamaño es mucho más pequeño y no escupen fuego, pero son los más parecidos al dragón tal y como lo entendemos. Hablemos del dragón de Komodo, un animal fascinante y aún bastante misterioso (ya que fue descubierto en 1910). Aunque los dragones de Komodo están muy lejos de las imágenes a las que nos hemos acostumbrado, siguen siendo animales fascinantes y el único tipo de dragón que podemos permitirnos actualmente en la tierra.

Sigue leyendo:

Actualización: el “bofetada gate” de Will Smith todavía está sucediendo

El reloj Hamilton “Murph” de Matthew McConaughey ya está disponible en el tamaño que los fans querían

Las 7 frases más icónicas del futbol en México

© FUENTE ORIGINAL DEL CONTENIDO

COMPARTIR