Sujeto sacó la basura disfrazado de dinosaurio para evitar multas

El hombre, arengado por los vecinos que grabaron la escena, simuló esconderse de la policía ante la presencia de un vehículo policial sin agentes en su interior

En el comienzo de la cuarentena, un hombre salió a la calle a tirar la basura disfrazado de Tiranosaurio Rex y una patrulla le interceptó y le multó tras saltarse el aislamiento. El vídeo se volvió viral. Ahora, en la tercera semana de confinamiento la escena ha vuelto a ocurrir, pero esta vez en Canarias, concretamente en Tenerife.

El hombre salió a la calle a tirar la basura y no dudó en rescatar el atuendo de dinosaurio de su armario y revivir las carnestolendas en pleno estado de alarma decretado por el Gobierno para combatir la pandemia del coronavirus Covid-19. Ante su sorpresa, se topó con un coche de la Policía Canaria, aunque sin ningún agente en su interior.

Los vecinos de la zona arengaron al ‘dinosaurio’ para que siguiera su escena y siguió su camino hasta tirar las bolsas al contenedor. Una vez cumplido el cometido de abandonar su vivienda, siguió con el espectáculo para el deleite de las personas que se encontraban observándole desde los balcones y simuló que se escondía de los agentes policiales.

Desde 100 euros de multa hasta penas de cárcel por salir de casa


El incumplimiento de las medidas incluidas en el decreto que declara el estado de alarma ante la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 puede acarrear para los ciudadanos desde multas de 100 euros hasta pena de 3 meses de cárcel por un delito de desobediencia y de 4 años por atentado a la autoridad.

El listado de sanciones que manejan fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y al que ha tenido acceso Efe se apoya en cuatro normas: la Ley de seguridad ciudadana, conocida como ley mordaza; la de salud pública, la de protección civil y el Código Penal.

Quienes incumplan las medidas establecidas podrán enfrentarse, por ejemplo, a sanciones de entre 100 y 600 euros por retirar una valla o precinto; de hasta 30.000 euros por negarse a identificarse ante un agente o de hasta 60.000 por conductas que pongan en grave riesgo la salud de la población.