Influencer desobedece la cuarentena y transmite en vivo desde la playa y fue detenido

domingo, 05 de abril de 2020

A estas alturas mucha gente sigue sin tomarse en serio el peligro que el coronavirus representa en la sociedad, por lo que no es raro ver gente que aún anda por la calle como si nada, haciendo su vida normal, exponiéndose y exponiendo a sus seres queridos. Una verdadera lástima.

gente en la calle

Y es que a pesar de que se están tomando medidas judiciales para que la gente se asuste y se quede en casa, muchos a la advertencia “se la pasan por el arco del triunfo”, como un joven español que decidió burlar la cuarentena para ir a la playa.

No solo eso, el tipo se atrevió a transmitir en vivo su salida, burlándose de quienes se encontraban en confinamiento. Por fortuna su “chistesito” le salió caro y fue a dar a la cárcel… “Karma instantáneo”, le dicen algunos.

La persona que compartió este video en Twitter para darle un quemón al genio acompañó las imágenes con un una frase que va muy de acuerdo a la situación: “Estamos ante dos pandemias: el coronavirus y la imbecilidad”.

El sujeto en cuestión ha sido identificado como Conrado C.M., un pseudo influencer que presumió por medio de un video en vivo estar burlando la cuarentena para irse a las playas de San Juan, en Tenerife, en la zona de Las Canarias, España.

salio en cuarentena

Y es que al parecer el joven sentía que lo que hacía estaba bien, ya que se burló de todas las personas que responsablemente cumplen la cuarentena; incluso, las insultó al hacer una seña obscena con su dedo.

“Amargados están todos. Ustedes van a llegar todos gordos y blancos al verano, y yo voy a llegar moreno fuerte; es lo que hay y al que le pique, que se rasque”, dijo el hombre a sus seguidores, para después comer una cucharada de su propia medicina al ser interceptado por una patrulla de vigilancia encargada justamente de penalizar a las personas que desobedezcan la cuarentena impuesta por el gobierno español.

influencer detenido

El sujeto fue detenido por el delito de desobediencia grave, pero por si eso no fuera poco la policía comprobó que su auto, un Seat Ibiza, no poseía el seguro obligatorio vigente, por lo que además deberá pagar una multa por eso.

Y bueno, caballeros, nos da gusto saber que su desobediencia fue castigada y esperamos que esto les sirva de ejemplo para no hacer cosas tan estúpidas como esta. Cuídense y quédense en casa.

COMPARTIR