Mi papá me abandonó pero mi abuelo siempre estará para mí

miércoles, 22 de junio de 2022

Cuando eres pequeño no te das cuenta de muchos cosas y no entiendes situaciones difíciles que tus padres pueden enfrentar. Ellos intentan hacer todo para hacerte feliz, sin embargo, a veces eso no es suficiente y las familias se transforman debido a diferentes circunstancias.

Cuando uno de los padres se vuelve ausente el que se queda siempre tiene más responsabilidades y un peso enorme sobre sus hombres. El cuidado, la economía, la alimentación, la educación, todo repercute en solo una persona en lugar de dos.

Mientras que un padre se va, la madre se queda a cargo de todo y de la noche a la mañana renuncia a muchas cosas con tal de ver por el bien de sus hijos.

Cuántas veces no hemos escuchado historias de abandonos y de familias que tienen que adaptarse a una nueva rutina.

No obstante, en muchas ocasiones el apoyo de terceros suele convertirse en la mejor opción y es ahí cuando la presencia de los abuelos es casi como el papel de un superhéroe.

Los abuelos toman el lugar de quien lo dejó vacío en primer lugar, sin pedir nada a cambio se convierten en la figura paterna. Ellos son los que te enseñan a andar en bicicleta, en tus tareas y te leen cuentos antes de irte a dormir.

Sus actos de amor y de nobleza marcan a esos pequeños que tienen que crecer sin un padre, porque ellos les dan todo ese amor que les sobra.

Tener a ese compañero de vida te da un sentido de seguridad, de despertar cada mañana y saber que nunca te hará falta nada. El abuelo se va a encargar de transmitirte valores, humildad y amor.

Mientras muchos pueden pensar que te hace falta un padre, tú sabrás que es mentira, que ese señor es más padre que el biológico. Los abuelos van a salvarte, apoyarte y quererte sin importar nada, serán el mejor padre que pudiste tener.

© FUENTE ORIGINAL DEL CONTENIDO

COMPARTIR